Reescribiendo la economía global: el capitalismo social

Se hace patente en nuestros días el estrepitoso fracaso del capitalismo como sistema económico predominante. A nivel económico, la crisis actual es la mejor muestra de los profundos problemas que había ocultos en su estructura, y a nivel humano, dos tercios de la humanidad se mueren de hambre mientras el otro tercio consume y derrocha a niveles vergonzosos.

El capitalismo se centra en la búsqueda de un aumento contínuo del beneficio, pero hay un punto que se deja atrás: el hombre. El capitalismo considera y valora a la persona en base a su capacidad de producir y de consumir, y se olvida del valor intrínseco de toda persona más allá de lo que posea o pueda generar. Se ha olvidado de que el hombre no es un ser monodimensional, cuyo único fin sea el dinero.

En estos momentos de crisis y de cambio global surgen propuestas de cambio, ya que las crisis históricamente son el mejor momento para actuar, para buscar una alternativa. Una de esas ideas que han surgido es el capitalismo social: la nueva forma de capitalismo que se centra en cubrir las necesidades más acuciantes de la raza humana.

Actualmente las empresas se centran en maximizar beneficios a toda costa, y por otro lado se invierten cientos de miles de millones de dólares al año en ayuda humanitaria que es tan efectiva como una tirita para un enfermo que necesita una intervención quirúrjica urgente.

Quiero dejar claro que no estoy en contra de la beneficiencia y la ayuda humanitaria (creo que son algo necesario para cubrir las necesidades inmediatas), pero este tipo de ayudas no suponen un cambio en el modelo global actual, un cambio de paradigma, que es precisamente lo que necesitamos, sino la aceptación de las cosas tal y como son, sin una búsqueda de solución a largo plazo.

Enfoncado a ese cambio de mentalidad aparece el capitalismo social, un nuevo enfoque del mundo empresarial donde el ser humano está al centro del sistema: donde el dinero está al servicio del hombre, no el hombre al servicio del dinero.

Las empresas sociales son proyectos empresariales económicamente sostenibles que son creadas para resolver o aliviar un problema social, sin tener como objetivo maximizar los beneficios, sino maximizar el impacto social.

Este nuevo tipo de empresas cambia la caridad por justicia, reduce las diferencias sociales, mejora la calidad de vida de toda la sociedad y no sólo de unos pocos… y lo mejor de todo esto es que no es una teoría utópica e impracticable, sino que ya hay universidades enseñando al respecto, muchos proyectos empresariales poniendo en práctica estas directrices, toda una avalancha de emprendedores que globalmente se plantean cuestiones como “¿Cómo puedo poner mis capacidades emprendedoras y mis aptitudes profesionales al servicio de la humanidad?“.

Un de los retos de las empresas sociales es que deben ofrecer sus productos o servicios a precios asequibles para los más pobres, conseguir cubrir con los gastos de la empresa y todo el beneficio adicional obtenido, en lugar de repartirlo entre los socios e inversores y directivos, debe ser siempre reinvertido en el crecimiento y mejora de la propia empresa, de forma que el beneficiario final sea siempre la comunidad.

¿Significa esto que un empresario no puede vivir de su proyecto empresarial? En absoluto, un salario por el trabajo realizado es de justicia, pero un salario justo no es precisamente lo que tienen muchos empresarios hoy en día.

¿Y qué hay de los inversores? Las inversiones que se hagan en este tipo de empresas no podrán generara beneficios (dividendos o intereses), tan sólo podrán devolver el dinero invertido una vez la empresa haya salido adelante. La cuestión es clara: si piensas lucrarte, tu inversión no cabe en una empresa social. Si tu objetivo es poner tu dinero al servicio de un bien social, éste será siempre bienvenido y servirá para poner en marcha proyectos que no se medirán por su ROI o su rentabilidad, sino por su impacto social: por el bien social causado.

Pero ¿entrará en conflicto con el sistema capitalista actual? No. Un capitalismo social teniendo lugar en paralelo al capitalismo actual no lo destruye, sino que lo perfecciona, lo complementa (aunque ojalá en el futuro lo sustituya) porque se centra en la mejora de las condiciones de vida de personas que están fuera del mercado de consumo actual. Cuando estas personas tengan educación, sanidad, acceso a préstamos bancarios, trabajo y el resto de condiciones básicas de lo que conocemos como “clase media”, pasarán a formar parte del mercado global y habremos destruido la pobreza, doblado o triplicado el mercado potencial para cualquier empresa del mundo, ya que todos estarán en condiciones de acceder a los bienes que hoy son inalcanzables para esos dos tercios de la humanidad que luchan por llevarse algo de comida a la boca.

El ideólogo de todo esto es Mohammad Yunus (y lo explica en su libro “Building Social Business“, cuya lectura recomiendo encarecidamente) y él mismo ha puesto en marcha una serie de empresas sociales dentro de su iniciativa empresarial del Grameen Bank.

Yo por mi parte tengo dos proyectos entre manos de los que espero poder hablar pronto y que son el caldo de cultivo perfecto para poner todas estas maravillosas ideas en práctica

¿Y tú?¿Qué harás para cambiar el mañana?

Un saludo,

Juan Fernández

[Créditos de las imágenes: imagen 1, imagen 2, imagen 3]

Si te ha interesado este artículo, tal vez quieras leer más sobre los proyectos de Yunus (en concreto el Grameen Bank)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y sociedad y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Reescribiendo la economía global: el capitalismo social

  1. j. Fdez dijo:

    ¡Cómo no voy a estar de acuerdo contigo también en este aspecto, cuando alguien con más conocimientos que yo llegó a decir “no podéis servir a Dios y al dinero” y nosotros ponemos como dios de nuestra sociedad al dinero!
    ¡Y si no es trabajando mucho, mejor!

  2. Aritz Galdos dijo:

    Interesantes reflexiones. Me ha recordado a cierta empresa que se dedica al desarrollo de un portal opensource. 😀

    Buen post. A ver si nos cuentas algo más de esos proyectos.

    saludos!!

  3. santiago dijo:

    Me ha gustado mucho este post, me ha parecido muy interesante.
    Todo va en relación a la continuada pérdida de valores de la sociedad actual, se ha ido pasando a un capitalismo cada vez más “salvaje”.
    En cuanto a las empersas que realizan donaciones y dan ayudas, bienvenidas sean, pero a mi modo de ver lo veo como otra forma de hacerse propaganda (aunque gracias a Dios hay muchas excepciones), ya que luego no paran de cacarear sus “meritorias” obras de caridad.

    ¡Saludos!

  4. Martin Fernandez Cufre dijo:

    Muy interesante visión, pero me causa alguna duda eso de invertir sin el objetivo de generar dividendos. Se me ocurre que tal como hoy están dadas las cosas, no es mucha la gente dispuesta a inyectar fondos para proyectos que no les darán ningún beneficio. Es decir, muchas veces esos beneficios se manejan a niveles astronómicos, pero si lo piensas en principio, se supone que la riqueza es un bien escaso, y que se invierte para aumentarla, y entonces, pues si se REEMPLAZA beneficio por devolución (sin ganancia), ¿a quién le interesará invertir? Estamos pensando en que los fondos de dinero, sean a nivel ordinario individual o a gran escala, no se autogeneran sino que son recursos escasos o agotables que buscan crecer. Digo, el problema estaría en el reemplazo total de beneficios por devolución. Quizás sería mejor pensar en que haya tanto un beneficio económico (no tan salvaje, por supuesto) como beneficios sociales y fomentar la comprensión de que ambos son significativos.
    Otro tema son los grandes amontonamientos (de poder, de dinero, etc). Los seres humanos demostramos no tener mucha capacidad para manejar los grandes amontonamientos, nos volvemos estúpidos, faltos de perspectiva y egoístas. ¿Son necesarios los grandes amontonamientos? Sospecho que no. Pero hay cuestiones hasta evolutivas en juego, porque por una decisión “mental” es difícil que se cambien circuiterías primitivas como aquella que procesa el poder y el status en el grupo social.
    Condiciones y condicionamientos, pero vale mucho el intento de repensar y revisar el capitalismo. (Lo que me cuesta mucho es entender cómo seguimos procesando que los mejores países son aquellos que más producen y consumen, ¿no hay algo que no les cierra ahí?)

  5. carlsagan1 dijo:

    Invertir de por si significa colococar algo para incrementarlo, una empresa que no tenga ese objetivo va al fracaso, solo hay que pensar que los valores materiales se depresian y deben ser sustituidos, como la sustitución cuesta má que el valor inicial hay que tener un calculo de valor futuro con lo que siempre se debe buscar la rentabilidad.
    En Venezuela se practicó eso de empresa social en el Holding CVG, en el caso especifico de SIDOR, empresa acerera nunca se buscó rentabilidad era una empresa que daba empleo y formación, con el paso de los años no se actualizo tecnologicamente porque el estado no tenía recursos para ello, estaba subsidiada debido a que el mismo estado producia la electricidad que consumía. Hoy día hay un gran desempleo en la zona, no puede producir lo que se requiere y el costo de actualización es impagable.
    Sería bueno que los estudiosos de esas teorias observaran con detenimiento estos casos para evitar utopias.

  6. dlmanrg dijo:

    Lo que no es de recibo es la alternancia y la convivencia del capitalismosocial, como está sucediendo ahora… donde la socialización de los servicios que es pura propaganda eléctoral y que se asienta en el sistema para tener al pueblo callado y servil, se alterna con grandes sociedades anónimas o empresas que cotizan en bolsa prestando los mismos servicios; los de la vía social dan forma a una especie de empresa pública que presta un servicio de regular o buena calidad estandar que antes prestaban personas del grupo con capacidad y pura vocación, a los que arruina; mientras el puro capital destruye al mismo individuo, acudiendo a medios financieros, bienes muebles y servicios impensables de otro modo, servicios de alta calidad, instalaciones inalcanzables para el individuo medio, mientras cada días escasea mas la mano de obra artesana, la fuerza creativa del individuo, que ahora se enseña en cursillos muchas veces a través de las propias empresas que certifican y conceden las titulaciones; esta es la realidad que usurpa al individuo la capacidad de competir dentro del grupo, la de una sociedad que no sabe valorar la capacidad y el valor de un ser social, al cual utiliza solo como objeto de recaudación, la realidad de una sociedad que no sabe potenciar la creación individual como empresa, ni se adapta a tiempo a las necesidades que impone el progreso, y de otro lado el capital que se autoconcede el conocimiento,y la docencía, como si pudiera estar en las cabezas y manos de todos los hombres y mujeres del mundo.

  7. hilario dijo:

    me gusta la idea mientras conserve los valores fundamentales del capitalismo como el libre mercado y creo que debe seguir premiando al que se esfuerza y no como el socialismo que premia al que no me gusta la teoría pero tiene un problema como dijo un comentarista ¿quien invertiría sino da ganancias o dividendo? creo que parte de esa ganancia debe ser destinada a lo social para la lucha contra la pobreza y que los bienes y servicios se ponga al servicio de la población a un costo bajo y que el estado invierta en la empresa para mejorar su producción estimulando el consumo y por ultimo leyes que defiendan equilibrada-mente a las empresas y a los trabajadores con el fin de generar empleo ya que el capitalismo puro y salvaje genera odio, pobreza y egoísmo tenemos que cambiar eso algo como el brasil y por ultimo acercar a las clases mas humildes el préstamo bancario para que personas comunes y emprendedoras para crear empresas y riqueza para que podamos remover la pobreza y fomentar la clase media

  8. Jose Gonzalez dijo:

    Te sugiero visitar http://www.empresariossinfronteras.org o escribe a Joseph Chapin (jchapin1960@yahoo.com) y podras conocer otra forma de definir materializar el Capitalismo Social que no depende de la buena voluntad de un gobierno o una persona sino por el contrario continua con las leyes de mercado enderezando algunos de los aspectos negativos del mercantilismo. Saludes

  9. Pingback: Qué es ser centrista | Apologia del Centro

  10. VICTOR dijo:

    Saludos Juan Fernández y congratulaciones por el artículo, aunque pienso que eso es una muestra de la otra cara del animal humano, la contraria a la que lo ha llevado a edificar, consolidar y hacer casi inmodificable el capitalismo (salvaje), me refiero al ALTRUISMO y al EGOISMO.
    Estas son emprendimientos tipo “proyecto habitat”, que regalan casas a familias pobres, 200 o 500 casas anualmente en el tercer y cuarto mundo, conclusión, sirve de casi nada para el problema de fondo, de todas formas, me parece interesante tu actitud y te solicito el favor, de enviarme tu correo para hacerte llegar mi ensayo: CAPITALISMO SOCIAL: NUEVA PROPUESTA PARA UN NUEVO SISTEMA ECONOMICO SOCIAL., en el cual trato el tema del origen de todos los problemas e injusticias que nos parecen inhumanos, planteo la solución y lo más importante, COMO LLEVARLA A LA PRACTICA, hago extensiva esta solicitud a todos los comentaristas, especialmente a Martin Fernandez Cufre..
    homohumanus01@gmail.com

  11. Creo que hay que leer a Fernand Braubdel. el despues de estudiar la historia del capitlaismo del siglo X hasta hoy, encuentra una diferencia enrtre el capitalismo y el empresario. El capitalismo se sale del mercado para obener sus fabulosas ganancias y en general se asocia con autoridades del Estado para continuar y aumentar sus ganancias. Las fuentes de la ganancia capitalista son el desconocimiento entre el productor y el consumidor y los monopolios, lo que Braudel llama el CONTRAMERCADO.
    Sobre esta base se puede avanzar en la concepción de politicas que superen estos males. Limitar los monopolios, disminuir el desconocimjento entre productores y consumidores. Por ejemplo, en los paises con industrias cimentadas hace largo tiempo, hay medidas ambientales, pero los capitalistas se van a regiones donde no hay estas normas y repiten la contaminación ahorrandose el costo y dañando el medio ambiente local y por extensión global. Se puede ver mas de esto en http://robertoviera1.wordpress.com/que-es-capitalismo/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s